Lágrimas de pollo en adobo

No podrás parar de comer estas deliciosas lágrimas de pollo en adobo; son muy fáciles de hacer y tan buenas, que te parecerán pocas.

Una receta muy sencilla, la carne queda muy sabrosa y le gusta a todo el mundo; nos sirve perfectamente como entrante, para una comida de picoteo o como plato principal junto con una ensalada o algo de pasta o arroz.

Anímate a preparar este rico plato de pollo porque este segura que repetirás.

 

Vídeo receta, lágrimas de pollo en adobo:

Lágrimas de pollo en adobo

Dificultad: fácil                   Raciones: 2 – 4 personas           Tiempo: 10 minutos más reposo

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo grande
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de pimentón
  • El zumo de 1/2 limón
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharadita de comino
  • 2 huevos batido
  • Pan rallado
  • Aceite para freír

Elaboración de las lágrimas de pollo en adobo:

Limpiamos la pechuga de pollo del exceso de grasa, piel o hueso que pudiera tener y la partimos en trozos medianos, de bocado; y echamos en un bol amplio.

Salpimentamos el pollo y le añadimos las especias. Empezamos por el ajo en polvo, seguido por el orégano y el comino.

Y vamos mezclando todo bien.

Seguimos con el pimentón, en mi caso dulce aunque podéis usar picante si os gusta más, movemos bien el pollo para que las especias se integren bien en el conjunto.

Rociamos con el zumo de limón con cuidado que no caiga ninguna pepita si lo hacéis directamente sobre la carne. Y por último el vino blanco-

Tapamos el bol con papel transparente de cocina y guardamos en el frigorífico al menos durante 1 hora pero podéis dejarlo mucho más, incluso de un día para otro para que el adobo penetre bien en la carne.

Pasado este tiempo escurrimos el pollo y lo pasamos por huevo batido y luego por el pan rallado.

Ponemos abundante aceite a calentar y cuando esté caliente freímos por tandas las lágrimas de pollo en adobo; siempre a fuego medio alto para que queden bien doraditas pero echas por dentro.

Después sacamos a un plato con papel absorbente de cocina para quitar el exceso de aceite y listas.

Servimos las lágrimas de pollo en adobo bien calentitas, podéis acompañarlas con una ensalada o algo de arroz para tener un plato completo y delicioso.

Como siempre espero que os haya gustado esta receta de las lágrimas de pollo en adobo.

Sabéis que si queréis ver todas mis novedades y noticias me tenéis que seguir a través de mi Facebook Cocineraymadre, además os animo a que participéis en mi grupo Cocinando con Rosa, cocineraymadre y preguntéis vuestras dudas o compartáis vuestras propias recetas y trucos de cocina.

También podéis verme en mi CANAL YOUTUBE, y si os gusta SUSCRIBIROS.

Share

Otro video de mi canal Rosa Cocinera y Madre:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *