Huevos rebozados con bechamel y jamón

Estos huevos rebozados con bechamel y jamón son toda una tentación.

Una receta casera y fácil perfecta como entrante, aperitivo o incluso segundo plato; además se puede prepara con anterioridad a falta de freír o incluso congelar, como si de una croqueta se tratara. Y aunque yo prefiero comerlos calientes también se comen fríos por lo que son una buena opción a la hora de llevar a la oficina o en un túper donde tu quieras.

Son cremosos por dentro pero crujientes por fuera y de lo más sabroso; eso si son muy calóricos por lo que hay que comer con moderación.

Vídeo receta de los huevos rebozados con bechamel y jamón:

Huevos rebozados con bechamel y jamón

Dificultad: fácil            Raciones: 4-6 personas         Tiempo: 50 minutos

Ingredientes:

  • 4 huevos cocidos, huevos duros
  • 1/2 litro de leche entera
  • 60 gr de harina común
  • 60 gr de mantequilla
  • 70-75 gr de jamón
  • Sal, pimienta y nuez moscada
  • Pan rallado y huevo batido
  • Aceite para freír

Elaboración:

Como los huevos ya los tenemos cocidos empezamos a preparar la bechamel; en una cazuela amplia ponemos a fundir la mantequilla a fuego bajo.

Cuando este fundida añadimos de golpe la harina y mezclamos todo bien hasta conseguir una masa homogénea donde no de note al harina.

Ahora le vamos añadiendo poco a poco la leche, primero un chorrito y mezclamos hasta que se integre, después otro cacito más de leche y seguimos trabajando la masa.

Vamos repitiendo esta operación hasta añadir toda la leche.

Una vez que le hemos incorporado toda la leche dejamos que se cocine durante 15 minutos para que desaparezca el sabor a harina.

Movemos de vez en cuando para que no se nos pegue o le salgan grumos.

Trascurrido este tiempo le añadimos el jamón cortado en tacos pequeños, mezclamos bien y comprobamos en punto de sal.

Condimentamos con sal si fuera necesario y pimienta y nuez moscada.

Sacamos del fuego la ponemos en un recipiente frío y la tapamos con papel transparente de cocina o mantequilla en la superficie para que no le salga costra, cuando este atemperada guardamos en el frigorífico para que se enfríe bien.

Con la bechamel fría cortamos los huevos en 4 y preparamos un plato con el pan rallado y otro con el huevo batido.

Con una cuchara cogemos un poco de bechamel, la colocamos en la base de la mano y la estiramos, en el medio de esta colocamos 1/4 del huevo y lo envolvemos con la misma bechamel, dándole forma de croqueta; apretando bien y alisándola.

Pasamos los huevos con la bechamel por el huevo batido y después por el pan rallado; si queremos que nos quede una capa más crujiente repetir esta operación.

Ya tenemos hechos nuestros huevos rebozados con bechemal y jamón a falta de freírlos o si lo preferís se pueden congelar, bien estirados en una bandeja y separados entre si, una vez congelados del todo recogerlos y guardarlos en una túper o una bolsa de congelación.

A la hora de comer freír en abundante aceite caliente y en tandas hasta que estén dorados por ambos lados y a comer.

Ya sabéis que se pueden comer tanto calientes como fríos.

Como siempre espero que os hayan gustado estas huevos rebozados con bechamel y jamón.

Ya sabéis que si queréis ver todas mis novedades y noticias me tenéis que seguir a través de mi Facebook Cocineraymadre, además os animo a que participéis en mi grupo Cocinando con Rosa, cocineraymadre y preguntéis vuestras dudas o compartáis vuestras propias recetas y trucos de cocina.

También podéis verme en mi CANAL YOUTUBE, y si os gusta SUSCRIBIROS.

Share

Otro video de mi canal Rosa Cocinera y Madre:

3 comentarios en “Huevos rebozados con bechamel y jamón

  1. Tengo un problema con los huevos. Una vez los preparo y congelo, cuando voy a freirlos me quedan los pedazos de huevo congelados o muy fríos, mientras que la bechamel y el rebozado si quedan en su punto. Probé a descongelar en microondas pero algunos explotan y quedan muy blanditos para manipular….. No sé si tengas este problema o me puedas ayudar con algún consejo. Gracias!!!

    1. Esto es bastante normal, yo te aconsejo en este caso o que los descongeles del todo, sacalos con anterioridad y dejalos a temperatura ambiente hasta que estén descongelados o que congelados los frías a temperatura media para que cojan calor por dentro. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *