Caldo de pollo casero

El caldo de pollo casero es una receta que siempre preparo en casa, suelo hacerla una vez por  semana. Preparo bastante cantidad ya que me sirve para hacer sopa pero también para mojar otros guisos y preparaciones  o simplemente para tomarme un rico caldo de pollo casero.

Ahora en este tiempo es muy común tomar un caldo calentito con un chorrito de vino o como gusta en La Rioja con un poquito de picante. Es una forma perfecta de entrar en calor y cargarte un poco de energía para continuar con la tarea del día.

Por supuesto no tenemos que olvidarnos que es una forma de aprovechamiento, por un lado de la carcasa de pollo, y por otro lado de los restos de verduras que tenemos dando vueltas o del verde del puerro,…y ni se os ocurra tirar la carne o la verdura tras hacer el caldo. Tú ¿cómo lo aprovechas?

Vídeo receta del caldo de pollo casero:

Caldo de pollo casero

Dificultad: muy fácil                Raciones: 2 – 4 litros                  Tiempo: 30 minutos      Sin gluten

Ingredientes:

  • Huesos de pollo o 1 carcasa
  • 1 muslo o 1 pechuga
  • 2 zanahorias medianas
  • 1 patatas mediana
  • 1 hueso de jamón
  • La parte verde de 2 puerros
  • Tallos de perejil
  • 1 hoja de laurel
  • 1 puñado de garbanzos
  • Sal
  • Agua

Elaboración:

Limpiamos bien los huesos o carcasa de pollo y eliminamos el exceso de grasa y además el muslo de pollo, que luego utilizaremos o bien para el propio caldo o para cualquier tipo de elaboración, como sopas, croquetas, empanadas,…

Una vez que esté limpio lo ponemos en una cazuela amplia, le añadimos las verduras, las zanahorias, el verde del puerro y el perejil u otras verduras que tengamos por el frigorífico; y el toque diferente que le va aportar el puñado de garbanzos.

Llenamos la cazuela de agua, añadimos sal  y lo dejamos hervir unas 2 horas a fuego lento, para ahorrar algo de tiempo y energía podemos hacerlo en olla exprés, y reducimos el tiempo a unos 30 minutos.

Transcurrido este tiempo colamos todo con mucho cuidado por un colador fino, rectificamos de sal y ya tenemos el caldo listo o si queremos que nos quede más ligero dejar enfriar.

La forma más sencilla de desgrasar un caldo es echar el caldo en un tuper, dejamos que se atempere y después guardamos en el frigorífico hasta que este bien frío.

Cuando  el caldo de pollo casero este bien frío, la grasa se quedará solidificada en la parte de arriba con lo que es muy fácil de quitar; simplemente  con una cuchara, y listo. Ya tenemos un caldo limpio, sin apenas grasas y todo casero.

Ahora ya puedes preparar una rica sopa o tomarte un caldito calentito o para mojar cualquier elaboración que se te ocurra y todo natural.

Ojalá  os resulte interesante y útil esta receta de caldo de pollo casero, como veis es muy sencilla y para cualquier día de la semana.

Como siempre espero que os haya gustado esta receta de los caldo de pollo casero.

Ya sabéis que si queréis ver todas mis novedades y noticias me tenéis que seguir a través de mi Facebook Cocineraymadre, además os animo a que participéis en mi grupo Cocinando con Rosa, cocineraymadre y preguntéis vuestras dudas o compartáis vuestras propias recetas y trucos de cocina.

También podéis verme en mi CANAL YOUTUBE, y si os gusta SUSCRIBIROS.

Share

Otro video de mi canal Rosa Cocinera y Madre:

6 comentarios en “Caldo de pollo casero

Responder a Rosa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *